¿Qué hemos hecho hasta ahora?

¿Qué hemos hecho hasta ahora?

En 2014 el Barça imaginó cómo proyectarse al futuro en el ámbito patrimonial, social, económico y deportivo con el Espai Barça, un proyecto que ha evolucionado, que ha conseguido un consenso institucional, social y político y que ya se está haciendo realidad


El 5 de abril de 2014, el Barça celebró el segundo referéndum de su centenaria historia para someter a votación de los socios su proyecto patrimonial más importante y ambicioso, el Espai Barça. El proyecto que incluye la remodelación integral del Camp Nou, la construcción de un nuevo Palau Blaugrana, la reordenación de los terrenos de Les Corts en un gran Campus Barça abierto al barrio ya la ciudad y la construcción del Estadi Johan Cruyff -que ya es una realidad-, contó con la aprobación del 72,36% de los socios que votaron ese día. En ese momento, los socios decidieron el futuro del Club, apostaron por una transformación sin precedentes para convertir el Espai Barça en el mejor complejo deportivo del mundo en el centro de una gran ciudad. De una ciudad como Barcelona, ​​cosmopolita, mediterránea y con una personalidad única, como el mismo Club.

2014

Así, el proyecto comenzó con una decisión democrática que forma parte de la singularidad de un club como el Barça, propiedad de sus socios. Tras el referéndum, había que informar a los socios y aficionados y la Sala París del recinto de Les Corts acogió una exposición permanente que visitaron más de 169.000 personas, cuando aún no habían proyectos arquitectónicos concretos, que se definieron después de los concursos internacionales de arquitectura.

2015

Los terrenos del tenis El Forn en la Ciudad Deportiva que el Club compró en 2013 permitieron impulsar el proyecto de la modificación del Plan General Metropolitano para reordenar, ampliar y consolidar la actual Ciudad Deportiva y poder construir lo que sería el nuevo Miniestadi. Así, en enero de 2015, el Ayuntamiento de Sant Joan Despí dio luz verde a la operación y en marzo de 2015, el estudio Batlle i Roig Arquitectura ganó el concurso del futuro Miniestadi (aún no llevaba el nombre de Johan Cruyff ).

Posteriormente, entre junio y septiembre, se escogieron los finalistas de los concursos del nuevo Palau Blaugrana y el futuro Camp Nou y en octubre, la Junta Directiva presentó la propuesta y el estado del Espai Barça en la Asamblea de Compromisarios.

En ese año también se hizo una tarea que sería muy importante para el desarrollo del proyecto del Estadio, como fue el escaneo del Camp Nou con más de 5.000 puntos láser para poder hacer una radiografía del Camp Nou y desarrollar los modelos 3D para utilizar la tecnología BIM (Building Information Modeling), un método que permite integrar software, modelos tridimensionales y bases de datos para desarrollar un plano virtual único que simula un edificio construido con todos sus componentes y por el que el Club ha recibido reconocimientos internacionales.

2016

Finalmente, en enero de 2016, el jurado dio como ganadores del concurso del nuevo Palau al equipo formado por HOK + TAC Arquitectos, una propuesta que destaca por el innovador concepto de Palau multifuncional, su permeabilidad, flexibilidad y personalidad , concebido para albergar competiciones deportivas y eventos sociales y culturales. Aquella propuesta, que en aquel momento tenía una capacidad de 10.000 espectadores para espectáculos deportivos, ha crecido ahora hasta un aforo de 15.000 espectadores.

Muy poco después, en febrero de 2016, el jurado del concurso internacional de arquitectura para el futuro Camp Nou escogió ganador al equipo formado por los japoneses Nikken Sekkei y los catalanes Pascual y Ausió Arquitectos para la remodelación del Camp Nou, una propuesta que destaca por ser abierta, elegante, serena, intemporal, mediterránea y democrática que convertirá el actual recinto en un estadio cubierto para 105.000 espectadores, con todos los avances tecnológicos y construido por fases, sin dejar de jugar.

Una vez se tuvieron definidos los proyectos arquitectónicos del futuro Camp Nou y el nuevo Palau Blaugrana, el Club les presentó al mundo y les dio a conocer en profundidad a la masa social con una exposición fija durante cinco meses en la Sala París en el recinto de Les Corts y con una exposición itinerante que recorrió toda Catalunya. El Barça también expuso los proyectos de los finalistas en el Colegio Oficial de Arquitectos de Catalunya (COAC). La ilusión fue creciendo entre los socios y barcelonistas y la aceptación de los proyectos ganadores fue unánime.

Paralelamente, el equipo del Espai Barça fue creciendo para hacer frente al desarrollo de todos los proyectos de una obra de esta magnitud del Espai Barça, entre ellos, el de sostenibilidad, que en septiembre del 2016 recibió el la pre-certificación oro de DGNB, el sistema reconocido internacionalmente de certificación alemán de distritos urbanos, y se convertía en el primer complejo deportivo en el centro de una gran ciudad en obtenerla.

2017

Durante muchos meses, el Club, trabajando intensamente con los técnicos del Ayuntamiento de Barcelona, ​​desarrolló el planeamiento urbanístico necesario para sacar adelante el Espai Barça, la llamada Modificación del Plan General Metropolitano (MPGM), e iniciaron el proceso informativo con los vecinos de Les Corts y los diferentes partidos políticos para conseguir el máximo consenso posible. En el mes de febrero, se presentó a los socios y peñas el primer borrador de la modificación urbanística de Les Corts, que en julio obtuvo la aprobación inicial.

En el mes de marzo, se anunció que el nuevo Miniestadi que se construiría en la Ciudad Deportiva llevaría el nombre de Johan Cruyff, una decisión compartida con la familia de quien es una leyenda del Barça y el máximo exponente de su estilo de juego. El proyecto arquitectónico iba avanzando y en abril se presentó conjuntamente con el Ayuntamiento de Sant Joan Despí y su alcalde Antoni Poveda. Finalmente, el 14 de septiembre se celebró el acto de colocación de la primera piedra en los terrenos donde comenzaba la construcción del Estadio desde aquel momento.

2018

En 2018 fue un año especialmente importante en la trayectoria del Espai Barça porque culminó el acuerdo de ciudad para la aprobación del nuevo planeamiento de Les Corts, el MPGM, que conlleva la transformación urbanística del entorno del Camp Nou. En abril, todos los partidos políticos excepto la CUP dieron luz verde y en mayo se produjo la aprobación definitiva, ratificada posteriormente por la Generalitat. Así, el Espai Barça conseguía superar un obstáculo muy importante y culminar un proceso que se prolongó también por el cambio de gobierno municipal 2015.

En verano de 2018 también se iniciaron unas obras previas de mantenimiento y seguridad en el Camp Nou, con la ampliación del túnel del gol sur, la anilla de instalaciones en el interior del estadio y la renovación de toda la red eléctrica, que finalizó en septiembre del 2019.

2019

En este año, el equipo de Nikken Sekkei, que abrió oficina en Barcelona en 2016, ​​fue avanzando en el desarrollo del proyecto del futuro Camp Nou con el apoyo del equipo del Espai Barça, que iba trabajando en todos los aspectos , como el de la sostenibilidad y la accesibilidad, que recibió el reconocimiento de la CAFE (Centre for Access to Football in Europe), socio principal de la responsabilidad social de la UEFA.

Mientras tanto, el Estadi Johan Cruyff había ido avanzando en su construcción y en el mes de febrero, se produjo una visita institucional para comprobar el estado de la instalación en la recta final de las obras. Una vez finalizadas, y después de un tiempo de acondicionamiento y pruebas, la primera pieza del Espai Barça se pudo inaugurar el mes de agosto y los equipos del Barça B, el Femenino y el Juvenil pudieron iniciar la temporada jugando en su nuevo hogar.

En este verano de 2019 también se realizaron calas y pruebas de pilonada alrededor del Camp Nou y entró en funcionamiento la nueva red eléctrica sin incidencias.

Hacia el otoño, el Club preparaba el derribo del Miniestadi, al tiempo que le rendía homenaje y reconocimiento. El desmantelamiento del edificio se hizo de manera mecánica para favorecer la sostenibilidad y el proceso se realizó en tiempo y procedimiento como estaba previsto, e incluyó también el derribo de la pasarela de conexión entre el Miniestadi y el Palau Blaugrana.

2020

Hacia finales de año y principios de 2020, el Club también recibió la buena noticia de la aprobación de los proyectos de urbanización y reparcelación de los terrenos incluidos en la MPGM, lo que permitió iniciar incluso las obras en el tramo de la avenida de Joan XXIII.

Este año comenzó con el foco del Club puesto en el nuevo plan de financiación que el Barça ha estado trabajando intensamente durante meses y que tenía previsto presentar a los socios para su aprobación en un referéndum, hasta la llegada del coronavirus, que ha obligado al mundo a detenerse, a la espera de que pase la pandemia, y el mundo recupere su progresiva normalidad. Sin un calendario definitivo para el fin de la crisis, es imposible conocer ni predecir hasta qué punto puede afectar al proceso de construcción. Pero el equipo del Espai Barça sigue trabajando y avanzando en todos los proyectos y previendo los efectos que el Covid-19 puede provocar en el Espai Barça para minimizar los posibles retrasos en las obras.

 

Força Barça
Força Barça
Cerrar artículo

Relacionado Con este contenido